José Emilio Pacheco

José Emilio Pacheco

EL CUCHILLO

Dejo a un lado el periódico
o apago
el sombrío
televisor.

Pero el cuchillo sigue aquí.
Está sangrando,
por sanguinario,
el cuchillo de las matanzas.

Tinto en sangre
el dia que ya se acaba
de este siglo.

Hasta cuándo
saldremos en qué forma
del matadero
que cubre todo:
página o pantalla,
escenario o abismo,
plaza o calle.

Campo, campo de sangre
el mundo entero.
Todos agonizamos en este filo sangrante.

Somos
víctimas del verdugo,
verdugos de la víctima que somos
en este circo sin piedad.

Aquí vemos
matar al que nos mata,
al que matamos.

El mundo
toma la forma del cuchillo.
Morimos
con el siglo que se desangra.

THE KNIFE

I set aside the newspaper
or turn off
the grim
TV.

But the knife is still here.
It’s bleeding,
bloodthirsty,
the butchers’ knife.

Stained with blood,
the day now drawing to its end,
this century.

When, and how,
can we escape
from the slaughterhouse
covering everything:
page or screen,
stage or abyss,
plaza or street.

A field, a field of blood,
the whole wide world.
We are all in death’s grip on this dripping blade.

We are
victims of the executioner,
executioners of the victim, ourselves,
in this circus without pity.

Here we watch
our own killer killed,
our own victim killed.

The world
takes on the shape of a knife
We are dying
along with this century
that is bleeding to death.

BECQUER Y RILKE SE ENCUENTRAN
EN SEVILLA*

Oscura golondrina, has regresado
Pero no a sus balcones.

Para nosotros, los más efimeros de todos,
una vez cada coca. Nada más: nunca más.
Y nosotros también nunca de nuevo.

Hagamos lo que hagamos siempre estaremos
en la actitud del que se marcha.

Así vivimos siempre: despidiéndonos.
* Bécquer: Rima LIII, Numero 38 en Libro de los gorriones.
Rilke: Elegías de Duino, octava y novena.

BÉCQUER AND RILKE MEET IN SEVILA

Dark swallow, you have returned.
But not to her balconies.

For us, the most ephemeral of all,
each thing just once. No more: never more
And we, too, never again.

Do what we will, we’ll always be poised
for going away.

Thus we live always: bidding farewell.

mystiek

sacraal landschap 6e kruiswoord

CANCIÓN DEL SAUCE

El que se dobla sin quebrarse, el sauce,
cobra la forma que Ie dicta el aire
con sílabas veloces, nunca iguales.

Música que se va, tiempo flotante
a la velocidad de vida y muerte.

Resuenan en la tarde
hojas que se desprenden y no vuelven

Amarga es la canción de los que parten.

SONG OF THE WILLOW

The tree that bends without breaking, the willow
assumes any form the air dictates
in swift syllables, never the Same.

Music that flees, time floating
at breakneck speed.

The afternoon resonates with
leaves that fall, never to return.

Bitter is the song of those who depart.

CÉSAR VALLEJO

Mala para mis huesos esta humedad
que penetra como un cilicio.

Aqui sucumbe de luz de mar el nativo
de tierra adentro, de ciudades altas,
secas o muertas
México en el páramo
que fue bosque y laguna
y hoy es terror y quién sabe.

Por la ventana
entra el aire de Lima,
la humedad
como una forma de llanto

En este viernes
i 5 de abril,
a medio siglo
de que murió Vallejo

Y uno habla y habla.

CESAR VALLEJO

Bad for my bones, this dampness
that penetrates like a hair shirt.

Here, a native from the interior,
high cities, dried-up or dead,
succumbs to the ocean light.
Mexico City in the wasteland,
once forests and lakes,
now terror and who knows what.

In through the window
flows the air of Lima,
dampness
like weeping.

On this Friday,
April 15,
half a century
after Vallejo died.

And one talks and talks.

mystiek

Schuldig landschap?

“Con la ignorancia de la nieve”

Miro caer la nieve. Estoy en medio
de la nieve que cae iluminada
por una luz del otro mundo.

La nieve existe porque su descenso
deja su huella en mi, lo cubre todo
con su seda apagada.

Entre el aire de nieve me encamino
hacia la noche de Toronto, inmensa
llanura, lividez desamparada.

Abro otra puerta. No hay misterio: entiendo
que el mundo comenzó por ser de nieve.
En lo hondo de la nieve las estrellas
se dirian de nieve iluminada
y próxima a caer: apocalipsis
silencioso y voraz como la nieve.

Insistencia

Una vez más hablemos de la nieve. Digamos:
su virtud cardinal es el silencio.
Sabe nacer con impecable suavidad en la noche
y al despertar la vemos adueñada
de la tierra. y los árboles.

¿Adóndeir á la nieve que hoy te rodea?
La iiieve que interminablemente circunda
la casa y la ciudad volverá al aire,
será agua, nube y luego otra vez nieve.
Tú no tienes sus virtudes mutantes
y te irás, morirás, serás tierra.
Serás polvo en que baje a apagarse la nieve.

 

Pacheco, José Emilio, Islas de la deriva. Poemas / 1973-1975, México 2006, (Ediciones Era)
Pacheco, José Emilio, City of memory and other poems, San Francisco 1997, (City Lights San Francisco)

peel 35×50 cm collage 2015

If you want to buy one of this paintings, please visit: http://www.saatchiart.com/canandanann
If you don’t find a piece, please contact me. Not all my work is found on Saatchi (I posted only a small collection). Collectioners in Holland, Belgium or Germany can contact me directly.

A collection of my paintings yoj find also on my website: http://johnhacking.weebly.com

More information about my work and my paintings, and my vison on art, you can find on: www.canandanann.nl